Bibliosalud 2011 (Cádiz)

bibliosalud2011

Celebrado en el Palacio de Congresos de Cádiz (antigua fábrica de tabacos) entre los días 13 y 15 de abril de 2011, las bibliotecarias andaluzas nos sorprendieron con una organización envidiable, una entrega entusiasta, un despliegue tecnológico y un uso activo de las redes sociales… lo que hace muy difícil a los organizadores del futuro igualar tales resultados. Tras un conferencia inaugural sobre la documentación biomédica, a cargo del profesor Guillermo Olagüe de Ros, se sucedieron cuatro sesiones de debate (facilitadores de la información, políticas de acceso abierto, comunicación social y usabilidad de sitios web), cuatro sesiones de comunicaciones libres (con un total de 25 presentaciones), una narración de pósteres y una conferencia de clausura a cargo de José Antonio Merlo, que dio paso a una cena bien concurrida a unos cuantos kilómetros, allá por Jerez. Entre sesiones y debates, también hubo lugar para pasear por la ciudad, que estaba engalanándose para la Semana Santa, recibir las brisas del mar por la avenida Campo del Sur, visitar la cámara oscura de la Torre Tavira y admirar los atunes rojos del mercado central.​

Página web oficial BiblioSalud 2011           Crónica de las XIV Jornadas (REDC)


 

foto_veronica_juan

El cambio y la modernidad que queríamos imprimir en estas Jornadas, estrategia clara de la propia BV-SSPA, se debía reflejar en todo, así es que creamos una especie de salita de estar en el escenario, con sillones, mesita, perchero y micrófonos diadema para todos.”. Verónica Juan Quilis. Presidenta del Comité Organizador Bibliosalud 2011. Directora de la Biblioteca Virtual del Sistema Sanitario Público de Andalucía (BVSSPA)Leer el comentario completo

Bibliosalud 2009 (Oviedo)

bibliosalud2009En el marco del Auditorio Príncipe Felipe, con una conferencia inaugural impartida por el catedrático de filosofía Francisco Jarauta, la presentación de los primeros datos del estudio de viabilidad para la creación de la biblioteca virtual del SNS, tres mesas redondas (la comunicación científica, las bibliotecas en el XXI y los servicios virtuales), la innovación de la narración de pósteres por un relator, un sentido homenaje póstumo al exdirector de BIREME Fernando Rodríguez Alonso y otro muy entrañable a nuestra compañera del Hospital de Valdecilla Fany Ribes (powerpoint incluido), una visita nocturna a la Vetusta de Clarín, la compra de fabes y quesos afuega’l pitu, y una emotiva despedida a ritmo de gaitas… Esto fue en Oviedo, y fue en 2009.

 

Bibliosalud 2007 (Zaragoza)

zaragozaEn un céntrico hotel de la capital (nada en esta ocasión de edificios de congresos, ni de colegios de médicos, ni de hospitales…), no muy lejos de la basílica del Pilar (donde unos pudieron elevar sus preces y otros sus vistas a las pinturas de Goya), ni lejos de los principales establecimientos de dulces y chocolates (donde hacer acopio de adoquines), y a unos pasos del moderno Museo del Teatro de Caesaraugusta (donde discurrieron parte de las actividades gastronómicas). En una ciudad que se estaba preparando (obras por aquí y por acullá) para la que luego fue Exposición Internacional sobre el Agua y el desarrollo sostenible. Unas Jornadas que se iniciaron (también cosa poco usual) con una conferencia muy británica a cargo de Bob Gann (NHS Direct) sobre información a los pacientes, a la que siguieron cuatro mesas redondas (la primera, también sobre información para pacientes, abundando en el tema, y sobre la calidad de la información; una segunda sobre CRAIs, que con esto del Plan Bolonia comenzaban a ponerse de moda, y otras dos sobre depósitos digitales la una y sobre nuevos roles en las bibliotecas la otra), más una veintena de comunicaciones orales y otras tantas escritas (lo que solemos llamar pósteres). Por no faltar, no faltó ni el cierzo. Y para ir y para venir, el AVE resultó de lo más rápido, céntrico y concurrido para quienes no acudieron ni en coche ni andando.

Bibliosalud 2005 (Terrassa)

terrassaRecordadas por ser las Jornadas que más medios de transporte tuvieron que coger los asistentes (salvo los que llegaron a pie o en coche), mereció mil veces la pena acudir en octubre de 2005 a Terrassa. Por muchísimas razones. Por la acogida que nos brindaron nuestras compañeras catalanas, por el espléndido salón de actos del Centro Cultural Fundación Caixa Terrassa donde se celebró el evento, porque también existen las ciudades que no son capitales de provincia, por el magnífico Museo de la Ciencia y de la Técnica colindante, por las arcadas de la Masía Freixa (icono además de las Jornadas), por los contenidos (cuatro ponencias y mesas sobre bibliotecas híbridas, el papel del profesional en la gestión y el uso de la información, productos bibliotecarios y tendencias en el acceso electrónico a la información; y unas 40 comunicaciones y pósteres), por las comidas al pie del cañón (en el mismísimo lugar del encuentro), por la novedad de la defensa oral de los pósteres (que algunos pilló visitando mismamente el románico de la ciudad) y, por supuesto, por el homenaje a toda una profesional de la documentación y del CINDOC, Manuela Vázquez.

Bibliosalud 2003 (Málaga)

malagaJunto al mar (como en Santander, como en Barcelona, como en Cádiz…) y en un colegio, ilustre y de médicos, un tanto apartado del mundanal ruido. Con una presentación teatralizada rememorando la celebración con ésta de un total de 10 Jornadas -como quien no quiere la cosa- y cuatro mesas redondas dedicadas a la gestión del conocimiento, a las publicaciones electrónicas, a las bases de datos y revistas españolas, a las bibliotecas digitales, y a los proyectos cooperativos en las Comunidades Autónomas. Con una cena de clausura previa a una conferencia en inglés presentada en familia, el sábado por la mañana, a cargo de Jeannine Cyr Gluck, de los Gluck de Connecticut. Todo ello muy cerca del Museo Picasso, toda una guinda cultural y artística para quienes además de querer saber de bibliotecas quisieron degustar del arte de esta ciudad andaluza.

Bibliosalud 2001 (Cáceres)

caceres_cartelEn los anales de la historia de la Jornadas y en la memoria de cuantos asistieron a las de Cáceres queda el recuerdo de la Residencia Universitaria, de los agasajos gastronómicos (de la miel al pimentón), de la convivencia entre los asistentes, del complejo cultural San Francisco con su patio-claustro, de la visita nocturna a una ciudad patrimonio de la humanidad y plató de cine, además de conferencias, ponencias, pósteres y comunicaciones, motivos todos éstos por los que nos juntamos en esta ciudad de la Extremadura en las jornadas que hacían el número nono. En ellas se habló de sistemas cooperativos, redes y consorcios de bibliotecas, de formación de los profesionales de las bibliotecas, de revistas electrónicas (desde el punto de vista de los lectores, los editores, los agentes y los bibliotecarios), y de los usuarios de las bibliotecas (nuestros usuarios). Para rematar, fin de fiesta gastronómico-artístico en Guadalupe. Más no se pudo pedir.

Inscripción     Presentación     Informe final     Libro de resúmenes


 

mati4Fue una experiencia estupenda. Todavía cuando nos reunimos nos recuerdan lo bien que se organizó y, sobre todo, lo bien que lo pasamos”. Matilde de la Cruz Solís. Complejo Hospitalario Universitario de Badajoz. Presidenta del Comité Científico Bibliosalud 2001.

Leer el comentario completo.

Bibliosalud 1999 (Santiago)

portada_santiagoEntre una conferencia inaugural a cargo de Abel Packer, venido directamente desde Brasil como director de BIREME (institución de la que también fue director nuestro añorado Fernando Rodríguez), y una queimada (con su correspondiente conjuro) a los postres de una comida en un pazo a las afueras de Santiago, se desarrollaron las primeras Jornadas celebradas en tierras gallegas. Entre medias, más de 160 participantes, 44 comunicaciones y ponencias y tres mesas redondas dedicadas a temas como los estándares para bibliotecas de ciencias de la salud, las perspectivas de la información en ciencias de la salud, y las estrategias de información de los sistemas sanitarios. Como no sólo de ciencia viven los que rigen las bibliotecas y en ellas trabajan, más de uno y más de ciento pudieron visitar su afamada catedral (aunque por más que insistieron no consiguieron ver voltear su no menos afamado botafumeiro) y quien más o quien menos pudo degustar los productos gastronómicos habituales por las mismas calles que hace mucho, pero mucho, deambulaba el no menos famoso arzobispo Gelmírez. En la Facultad de Medicina y con nuestras compañeras gallegas de anfitrionas, como en casa.


 

Comité-Santiago¡Organizar las jornadas de bibliotecas de ciencias de la salud! …¡Uff! Supongo que, como a todos los organizadores, fue un reto monumental. ¡Pobres de nosotras!… ¡Era la primera vez que teníamos que coordinar unas jornadas científicas! La inexperiencia era total, pero al final aprendimos mucho y nos enriquecimos personalmente. Ana Calvo, presidenta del Comité Organizador; Uxía Gutiérrez, secretaria del Comité Organizador; y Azucena Blanco, presidenta del Comité Científico. Leer el comentario completo 

Bibliosalud 1997 (Granada)

granadaA Granada se vuelve una y dos… y diez y veinte veces (las que haga falta), y por unas Jornadas de bibliotecas de salud, ¡qué mejor excusa! Dos palabras antagónicas o contrapuestas (y hasta complementarias, como se quiera), futuro y pasado, podrían definir a la perfección el curso de estas Jornadas, las segundas en tierras andaluzas. Futuro y modernidad en las arquitecturas del nuevo Palacio de Congresos donde tuvieron lugar. Futuro y prospectiva en la mesa redonda sobre el profesional de las bibliotecas en el siglo XXI (siglo en el que por cierto, así a lo tanto, ya estamos, y no hemos cambiado mucho, salvo que nos hemos hecho más mayores). Futuro y pasado, al unísono, en la presentación (tal que el sábado por la mañana) del estudio impulsado por el Instituto de Salud Carlos III sobre las bibliotecas de ciencias de la salud en España, con su análisis de la situación, sus datos estadísticos, sus recomendaciones y sus perspectivas para años venideros. Y pasado ¡qué pasado! en su visita nocturna (todo un placer para los sentidos) a la Alhambra a la luz de la luna, en su cena en un carmen con acompañamiento de grupo de cámara y en el fin de fiesta con zambra de por medio.

Bibliosalud 1995 (Madrid)

portadas_madridUna conferencia inaugural del que fuera presidente de las Academias de la Lengua y Medicina, Pedro Laín Entralgo, lúcido y mayor, un otoño lluvioso y una Facultad de Medicina de la Universidad Complutense, rodeada por las obras, definieron las primeras Jornadas en la capital. Allí se habló de cooperación (lo que no ha faltado ni faltará nunca en una biblioteca o mejor, en dos, pues no hay cooperación sin pareja ni grupo) entre bibliotecas hospitalarias y universitarias, de la evolución del perfil (y del cuerpo entero) del personal de las bibliotecas, y de la rentabilización de los recursos (tema al que aún hoy seguimos dándole vueltas). Además, se presentaron los resultados preliminares (que luego se hicieron presencia en las de Granada) del que se ha definido como Libro Blanco de las bibliotecas de ciencias de la salud en España (todo un best-seller surgido de un proyecto financiado por la CICYT). En la parte lúdica, un concierto de clásica por la orquesta de pulso y púa de la Universidad que nos alojó y una cena en el Madrid antiguo a la castiza usanza.

Bibliosalud 1994 (Palma de Mallorca)

palmaEn los primeros días de mayo, cuando el siglo XXI era todavía el futuro (muchos oímos durante estos días por vez primera la palabra “Internet”), se reunieron en Palma de Mallorca más de 120 bibliotecarios y documentalistas en nuestras quintas Jornadas, organizadas esta vez por ABADIB, una asociación que tan sólo contaba con dos años de existencia. En realidad, habida cuenta del lugar en el que se celebraron (Palacio de Congresos del Pueblo Español), hubo quien dudó si realmente había sido transportado a la isla de Mallorca o si aún no había salido de Granada, Sevilla o Toledo. Tuvieron el mérito de ser las primeras rodeadas de agua por todas partes, y pese a ello ningún congresista se ahogó (aunque más de uno quisiera ahogar a otro, lo normal, vamos). En tierra seca (se echó de menos una mesa redonda a bordo de un ferry) se habló de la evaluación de las redes de bibliotecas de la salud, de las nuevas tecnologías y su incidencia en la figura del bibliotecario documentalista, y del control de calidad y los costes de los servicios de información. Y también del catálogo colectivo en CD-ROM (¡vaya reliquia hoy en día el CD-ROM! y tan sólo han transcurrido 20 años), de asociacionismo, de bibliotecas de centros de gestión, de las universitarias y hasta de la del extinto INSALUD. En el recuerdo de muchos quedan los coffee-break al aire libre, la visita nocturna al Castillo de Bellver o la cena y el consiguiente baile desenfrenado (con orquesta y todo) en un hotel del Paseo Marítimo. Un último consejo: que nadie se pierda el álbum fotográfico que aún conserva  la web de estas jornadas (tan sólo es un buen consejo).

Página web oficial Bibliosalud 1994

Bibliosalud 1992 (Bilbao)

Bilbao

Fueron las de Bilbao unas Jornadas inusuales y excepcionales, no porque fueran las mejores realizadas en el País Vasco hasta entonces en el ámbito de las bibliotecas de salud, sino por varias razones que las hicieron particularmente singulares. Por vez primera se celebraron en una Feria de Muestras (nada de hospitales, ni de Universidad, como venía siendo habitual) y también por vez primera fueron compartidas, pero no con otros colegas de la biblioteconomía, sino con materiales sanitarios. De tal forma que las alertas bibliográficas, los CD-ROMS, las búsquedas bibliográficas y el MEDLINE se codearon con prótesis de caderas, automatizadas sillas de ruedas, tornos de odontólogo, catéteres y  jeringas de todos los tamaños y colores. Así, quien más o quien menos se llevó a casa no sólo un catálogo de un editor, sino también una muleta ortopédica o un tornillo de traumatólogo. También fueron inusuales porque, para alentar los contactos interprofesionales (u otros posibles) la celebérrima cena oficial se celebró el primer día (y no el último), lo que fue bien acogido por la concurrencia de bibliotecarias y alguna hubo que como consecuencia de tal evento gastronómico permaneció en las nubes el resto de las Jornadas. A nuestras compañeras vascas debemos (como ha ocurrido en el 2014 en Madrid)  la continuidad de estas reuniones cuando ello parecía imposible, pues por aquellas fechas era complicado comprometerse a organizarlas y ellas, ni cortas ni perezosas, se lanzaron a la piscina (año 1992 de los fastos internacionales, en que la gente miraba más a Barcelona y a Sevilla que a Bilbao).  Con mucha improvisación, todo hay que decirlo, pero con mucho entusiasmo y un grandísimo éxito como han corroborado los años y las declaraciones. En ellas se habló, con especial entusiasmo, de cómo organizar y planificar los servicios de información, de nuevas tecnologías, de usuarios en las bibliotecas de salud, y de la formación continua de los profesionales. Y se puso la primera piedra de lo que luego fue el Libro Blanco de las Bibliotecas Españolas de Ciencias de la Salud al presentar la propuesta del proyecto de investigación, que fue financiado por la CICYT.  

Audiovisual


 

Mª Asun“Hay una imagen que tengo muy clara del primer día, a primera hora en el edificio de la hoy desaparecida Feria de Muestras de Bilbao, ver a todas mis compañeras en la recepción, que ya habían participado activamente en el Comité Organizador y en el Comité Científico, dispuestas a recibir a todos los participantes”. Mª Asunción García Martín. Jefe del Servicio de Biblioteca de Ciencias de la Salud, del Hospital Universitario Cruces. Leer el comentario completo.

Bibliosalud 1990 (Sevilla)

SevillaCon tierras andaluzas tienen querencia nuestras Jornadas, pues en ellas depararon por vez primera cuando se celebraron en el 1990 en Sevilla, luego en Granada y en Málaga, e hicieron su cuarta parada en Cádiz en 2011, veinte años después. Organizadas, como no podía ser menos dado el escenario, por la Asociación Andaluza de Bibliotecas Médicas (recientemente creada), tuvieron sede en el Aula Magna de la Facultad de Medicina hispalense y congregaron a alguna que otra gloria de la biblioteconomía internacional, como Fiona Mackay Pickend, y latinoamericana (por vez primera se pudo oír a Fernando Rodríguez Alonso, director de BIREME, cuya presencia desde entonces fue asidua en nuestras jornadas). Además, un nutrido grupo de bibliotecarias portuguesas hizo de esta reunión quizás una de las más iberoamericanas que se recuerden. Ni que decir tiene que el tiempo en Sevilla fue una maravilla (aunque suene a tópico), lo que acompañó para que se hablara durante tres días de marzo, a las puertas de la primavera, del marco jurídico de las bibliotecas de salud, de la estructura y organización de los servicios de información bibliográfica y clínica, de la coordinación intercentros, y de la formación de los profesionales de las bibliotecas. Se cumplieron con creces (por número de participantes, por número de presentaciones, y por entusiasmo) las expectativas creadas, al amparo de uno de los loables objetivos de sus organizadores: “dar respuesta a la necesidad de mantener un foro de discusión, amplio, científicamente hablando… ante el reto que sigue suponiendo la rápida evolución de las nuevas tecnologías que inciden, cada día más, en el campo de la documentación.”

Bibliosalud 1987 (Barcelona)

BarcelonaLas segundas, una vez superado el trámite improvisador de no saber cómo podían funcionar unas Jornadas en la que juntar a lo más granado de las bibliotecarias de salud del país, resultaron perfectas. No podía ser de otra forma si se celebraban en Barcelona (poco después demostraron al mundo entero su capacidad organizativa y seductora con las Olimpiadas), si tras ellas se encontraba un grupo de profesionales, formadas muchas de ellas en la recordada y reconocida Escuela de Jordi Rubió, y si al mando del evento se encontraban Roser Cruells y la Coordinadora de Documentació Biomédica (CDB).  Por vez primera en otoño tradición que se ha venido alternando con otras en primavera, dependiendo de la sede), y por vez primera hizo en ellas acto de presencia el presidente de la EAHIL, que por entonces no era otro que Marc Walckiers, de la Universidad belga de Lovaina. Como también fue muy comentada y agradecida la presencia y conferencia de Maria Justina Imperatori (del vecino Ministerio de Sanidad).  Aunque en ellas se discutió y se habló muy mucho de coordinación y cooperación bibliotecaria, de nuevas tecnologías en el tratamiento de la información, de bases de datos, y de documentación clínica, foráneos y nativos recuerdan con cariño la cena clausura en el Hotel Ritz y el consiguiente baile en La Paloma, donde muchos y muchas trastocaron su profesional quietud por unas destrezas desconocidas al amparo de la música moderna.

Bibliosalud 1986 (Santander)

SantanderLas de Santander fueron únicas, únicas porque no habría de nuevo unas Primeras Jornadas Nacionales de Ciencias de la Salud. Y únicas porque, con muchas improvisaciones, ilusiones, desconciertos, sin presupuesto y con mucho trabajo resultaron todo un acierto e inauguraron una dilatada trayectoria de encuentros de los profesionales de las bibliotecas de salud. Estaba todo por hacer. Nunca se habían hecho antes unas Jornadas similares en nuestro país y la mayoría de los profesionales éramos unos desconocidos para los demás. La biblioteca del Hospital Marqués de Validecilla, como en otras ocasiones ha hecho en el futuro, se lio la manta a la cabeza con la intención de reunir a un grupo de profesionales para presentarse en septiembre en Bruselas en la reunión europea de EAHIL. Y salieron de paso unas Jornadas nacionales y muchas más cosas: la necesidad de cooperar en el futuro, la necesidad de conocerse y la necesidad de seguir reuniéndose periódicamente. Se celebraron en el Hospital de Cantabria, el hospital materno-infantil del Valdecilla, y en su éxito tuvieron no poca culpa un grupo de bibliotecarios del CSIC (Alfredo del Rey, Manuela Vázquez y Carmen Galván) y un grupo de bibliotecarias catalanas, encabezadas por Roser Cruells y Carme Mayol (que luego recogerían la bandera y organizarían las Segundas). Como estaba todo por hablar y por discutir, se comenzó por lo más apremiante, la organización de las bibliotecas, la documentación clínica y la producción científica, y nos acordamos también de nuestras vecinas, las bibliotecas de pacientes. Todavía recordamos el tiempo extraordinariamente bueno que nos acompañó, lo preciosa que lucía la ciudad de Santander los dos días de junio que por allí estuvimos y los fuegos artificiales que, con ocasión de San Juan, fueron todo un broche festivo a la reunión. Una reunión en la que, aunque parece que fue ayer, aún no existían los adelantos propios de nuestra modernidad y (aún muchas se acordarán de ello), las presentaciones se hicieron mediante el hoy anticuado método del proyector y las diapositivas. Con la perspectiva que da el tiempo, ¡cómo hemos cambiado y cómo hemos crecido!

Bibliografía

Olagüe de Ros G, Juan Quilis V, González Díaz O. La contribución de las Jornadas Nacionales de Información y Documentación en Ciencias de la Salud (1986-2009) a la consolidación de la documentación médica en España. Un acercamiento histórico [monografía en Internet]. Sevilla: Biblioteca Virtual del Sistema Sanitario Público de Andalucía; 2011 [citado 23 Abr 2014]. Disponible en: http://www.repositoriosalud.es/handle/10668/1593 

Comentarios (2)

Los comentarios están cerrados.